Winter: capítulo 1.

OMG, solo dos comentarios y ya sentí que el trabajo de toda mi vida mereció la pena. *-* Gracias, lectoras. *reverencia* Ya comenzamos con Winter. Son capítulos más o menos cortos por joder.

1.- The first encounter (El primer encuentro).
La primera vez que hablé con ellos era un martes cualquiera, que empezó como un día cualquiera...  y acabó no muy diferente a cualquier día de mi rutina. Era martes dieciocho de diciembre, casi Navidad. Acababa de despedirme de mi amiga, y entré en la plaza común de mi comunidad. Iba pensando en que aquel día tendría que hacer los deberes en la librería, y casi me choqué con una de las columnas de la plaza. Nunca me habían convencido: eran bloques gordos de puro cemento que estaban ahí para que las farolas que iluminaban no hicieran feo. Entré al portal de mi edificio y fue entonces. Saltaron de las sombras (que había, para ser mediodía) gritando. Del susto grité yo también. Cuando paré, ambos reían, los muy idiotas. Me empezaron a arder las mejillas de la vergüenza y supe que me había puesto roja. Normalmente soy tímida, pero aquella vez me pudo la rabia.
-¿De qué vais? -les grité, enfadada.
Al menos uno de ellos dejó de reírse. El otro no, cosa que me sentó mal.
-Lo siento. Es que... -me dijo el primero. Desvió la mirada a la derecha, sin subir ni bajar los ojos, probablemente sin saber qué decir.
-Deja de reírte, Benjamin -protesté, dirigiéndome al que aún se reía un poco.
Ben cerró la boca por fin, pero me miró y sonrió.
-Idiota -le insulté.
Él enarcó una ceja, todavía sonriendo. Me crucé de brazos, enfurruñada.
Ben había cambiado mucho desde que hablara por última vez con él hace años. Somos vecinos de puerta: el mismo piso, el mismo portal, el mismo pasillo, diferente letra. Una puerta en frente de la otra. Había estado dos veces en su casa, creo que a los siete u ocho años. Cuando mi madre seguía dispuesta a llevarse bien con todos los vecinos. Somos compañeros de instituto, y habíamos ido al mismo colegio, pero en la primaria tampoco hablé con él más de dos o tres veces. No imaginaba que se acordase de mí.
El otro chico, el que había tenido al menos la decencia de disculparse, me era desconocido. Solo había intercambiado con él dos o tres palabras. A veces coincidíamos al volver del instituto y yo, llevando las llaves, abría las puertas. Al entrar en el portal, ni nos despedíamos. De todas formas él me era indiferente. Hasta aquel momento. No sabía ni su nombre, y probablemente tampoco él el mío. Me olvidé de Ben y miré al otro chico, esperando una explicación.
-¿Os habéis reído a mi costa lo suficiente? -les espeté, con falso tono de estar herida por dentro-. Pues explicadme a qué ha venido.
-No queríamos ofenderte, Rox... -dijo Ben, desconcertado.
Le mostré una sonrisa de superioridad, suficiente para que ambos entendieran que mi tono había sido fingido. No iba a quedar como una debilucha delante de aquellos dos.
-No me llames Rox -le dije, casi como si fuera una orden. Miré al otro, inquisitiva.
-Fue idea de Ben -me dijo por toda respuesta, señalándolo con el pulgar.
Me puse aún más roja. Y torcí el gesto, evidentemente furiosa.
-Se me ha ocurrido de repente -se excusó-. He visto que venías detrás de nosotros y... no pude resistirme.
Cerré los ojos y suspiré, derrotada. Descrucé los brazos y los miré.
-Vale, pero me voy a acordar de esta -amenacé.
Ben me miró, dudoso. Mis compañeros de clase habían conseguido granjearme la fama de bruta. Y con razón. Mis golpes duelen, y lo sé.
-¿Os conocéis? -preguntó el otro.
-Lo mismo digo -confesé. Tenía curiosidad en saber de qué se conocían Ben y el otro vecino. Estaba deseando preguntarlo.
-Rox... anne -completó Ben al ver mi mirada fulminante- y yo nos conocemos porque somos vecinos de puerta. Ha estado un par de veces en mi casa -me miró a mí-. Y conozco a Cole porque he hablado un par de veces con él al volver del instituto.
Evidentemente, Ben era nuestro lazo de unión. Encontré bonita esa idea.
-Así que Cole -atajé-. Encantada.
Le ofrecí la mano, a falta de una idea mejor, y me la estrechó.
-Igualmente, Roxanne -me respondió.
Pasé entre ellos dos y me dirigí al ascensor. Ben me siguió y Cole se despidió de él, pues vivía en el bajo. Era la primera vez que el tonto de mi vecino quería subir conmigo en el ascensor. Normalmente el primero en llegar se lo quedaba, el otro subía por las escaleras. Así de asociales somos.
Entramos en el ascensor. Ben me miraba de reojo, claramente aguantándose algo. Tenía toda la cara de querer soltar alguna idiotez. Sonreí.
-Idiota -dije.
Entendió perfectamente.
-Reconócelo, te has llevado un buen susto -soltó al fin.
-No -negué, mientras se abría la puerta del ascensor-. Un susto normal. Sin más.
Me adelanté y salí primera, por "darle en las narices". Intenté dejarle atrás, pero me alcanzó en dos zancadas. En medio del pasillo me giré hacia él.
-¿Qué te pasa hoy conmigo? -le solté entre enfadada y confusa-. Ayer ni te sabías mi nombre y hoy decides gastarme una broma.
Ben se encogió de hombros.
-Ayer me fijé en ti.
Le miré a los ojos, y sentí que volvía a sonrojarme.
-¿Hubo alguien que no se fijara en mí? -pregunté, avergonzada.
Abrió la boca, pero la cerró de nuevo. Torció el gesto, con cara de no saber qué responder.
-Ya -dije, mirando mi puerta.
Me acerqué a ella y la abrí. Ben llamó al timbre de su casa.
-Si te consuela, creo que después de eso le interesas a un chico de 2º -dijo Ben.
Levanté la cabeza, pero no tuve valentía para preguntarle. Entré en casa, saludé a mi madre, y fui mi habitación. Cerré la puerta, me deshice de la mochila y el abrigo y me tumbé en la cama. Mi mente estúpida e inmadura de adolescente se debatía entre sentimientos. Me mordí el labio. Cerré los ojos y pensé en Ben. Hacía años que no me fijaba en él. Se había vuelto guapo. Y adorable, de aspecto físico. Ambas cosas a la vez. Y, para rematar, era idiota, que no imbécil, ni tonto. Para mí son cosas diferentes, si bien la primera la considero más una cualidad. Hay pocas cosas que me atraigan tanto como la idiotez. Y él tenía la suficiente para ser adorable, hacerme reír y conseguir llamarme la atención. Por otra parte estaba la mención al chico de segundo. Había una posibilidad entre mil, pero, ¿y si fuera mi antiguo compañero de clases de guitarra? Solo sabía su nombre, le llevaba un año, hacía dos que no hablaba con él, pero sus ojos azules me encantaban. Adorable también. Llegué a la conclusión de que eran las hormonas, simples estupideces... como me pasaba a veces. En realidad no sentía nada por ninguno, pensé. Casi me convencí. Dejé esos pensamientos a parte, para martirizarme de vergüenza. No pude creer que Ben se hubiese fijado en mí por lo de ayer.
  >>Se celebraba uno de los partidos del torneo de Navidad del instituto, y el compañero de clase al que peor le caía, que jugaba en el partido, intentó golpearme con el balón, como por error. Un amigo de mi grupo me avisó. Me di la vuelta y paré el balón con ambas manos. Me encanta jugar de portera, y aquello me sentó genial. Algunos a mi alrededor me aplaudieron el paradón. Al verle la sonrisa burlona, supe que había sido cosa suya. Me puse furiosa, eché el pie hacia atrás y di un pelotazo con toda mi mala leche. No lo pretendía, pero el balón le acertó en el estómago. Más de medio patio se giró hacia mí. Me puse roja y casi eché a correr. Al día siguiente, aquel martes, aún me miraban de reojo en el recreo.
Me decidí a hablar con Ben en el recreo del miércoles, para preguntarle por el chico de 2º que me había mencionado. Aunque en realidad me moría por volver a hablar con él, pero eso sólo lo reconocí a medias para mí misma.

Y en próximo episodio capítulo: ¿And this is friendship?


Como habéis visto, hay unas partes de la narración en presente, ¿por qué sera? (¡Que será, sera, GET UP!). Ya lo descubriréis al final (o podéis imaginarlo mientras tanto).

Comentarios

  1. Ooooh *o* No sabes la ilusión que me hace que vuelvas a escribir *-* Es que escribes muy bien y tus ideas son muy buenas, estoy deseando leer el siguiente, y que sepas que aunque no te comente mucho yo leo todo lo que escribes ewe

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ^^ (<--- Echaba de menos decirlo xD) Kyakyakyakya >w< Kawaii. Maldita sea, cada vez escribes mejor, y yo me estoy estancando xD

    ResponderEliminar
  3. Aaaaaay, asdfdshjfdjkfdjklfdhjkfdl. Me encanta *------* Quiero seguir leyendo. Un capítulo y ya me engancha. Well... xDD EL SIGUIENTE. YA. Porfi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El último side-story AshTysh.

Side-stories: especial Ash/Tysh a petición de Ali.

No es una historia... pero vale la pena (?)