Winter: capítulo 6.

Cumpliendo con mi horario, publico en lunes. Este día 20 acaba ya el invierno, así que se puede decir que Winter habrá sido publicada en su estación (xD). Vamos ya con el penúltimo capítulo:

6.- I will meet you once again (Volveré a verte).
-Fa lalalala, la laaaa... laaa... laaaaa ♪ -canturreamos
Era lunes por la tarde. Nochebuena. Apenas faltaban unas horas para que cada uno de nosotros fuese a la cena típica con sus respectivas familias, así que nos habíamos reunido en la librería para intercambiarnos los regalos*.
Por alguna razón, había preferido estar con Ben, Cole y Will en lugar de con mi grupo de amigos. Y ellos habían decidido igual. Estábamos en la trastienda. Allí no había mucho más aparte de cajas apiladas, estanterías repletas de libros, una mesa de madera, unas cuantas sillas y el dichoso libro de contabilidad. Compartimos trufas, bombones, polvorones y turrón antes de empezar con los regalos.
-Quiero quince bolsitas de estas trufas antes de las nueve -dije, con una en la boca-. Para mi cena de Nochebuena.
-Pásate por la tienda, entonces -ofreció Ben-. Mi madre está haciendo más ahora.
Su madre tenía una confitería. Yo nunca había ido, pero mis amigos sí. Ellos decían que allí los dulces estaban buenos, y me fiaba.
-Yo también quiero -pidió Cole-. A mi hermana le van a encantar.
-Nosotros las comemos todos los años -comentó Will con tono de aburrimiento.
-¿Y a que siguen siendo deliciosas? -la picó Ben.
Will desvió la vista, aburrida. Pero enseguida volvió a mirar a Ben, esta vez preocupada, un poco triste.
-¿Qué pasa? -inquirió Cole.
-¿Algo que debamos saber? -lo secundé yo.
Ninguno de los dos abrió la boca.
-Vamos, Ben -habló finalmente Will-. Que tampoco es el fin del mundo.
-Ya... -suspiró Ben-. Solo es hasta enero.
-¿Peeerdón? -me sorprendí yo.
-¿Qué significa eso? -Cole miró a Ben, intrigado.
-Mi familia y yo nos vamos de vacaciones -nos confesó Ben por fin-. Hasta mediados de enero, más o menos.
-¿QUÉEEEEE? -gritamos Cole y yo, a la vez que dábamos un brinco. Cole casi tiró su silla.
Ambos empezamos a hablar a la vez.
-¡Pero si íbamos a juntar tu pandilla y la mía estas vacaciones! -decía él a la vez que yo lo mío-. ¡Me lo prometiste, tío!
-¡Acabamos de hacernos amigos! -exclamaba yo-. ¡No puedes hacerme esto ahora! ¡Quería pasar las vacaciones con vosotros tres!
Cole se quedó sin argumentos, justo cuando yo solté mi última frase.
-¡Somos un grupo! ¡No es lo mismo si falta uno! -se me oyó.
Will me miró sonriente, Cole y Ben sorprendidos.
-La verdad es que nos hemos hecho amigos bastante rápido -comentó Ben.
-Hemos formado un grupo sin darnos cuenta -reconoció Will.
-Ya hay momentos que nos unen, ¿no? -reflexionó Cole.
Me puse roja y miré al suelo.
-No quiero que te vayas -dije, en voz baja.
-Ni yo -me siguió Cole.
-Ni yo tampoco -reconoció Will a regañadientes.
-Vale -aceptó Ben-. Ahora mismo voy a decirle a mi familia que no me voy. Seguro que les encanta la idea.
-Ironía captada -hablé yo, expresando lo que los otros dos pensaban.
-¿Y cuándo te vas? -quiso saber Cole.
-Pasado mañana.
-¿QUÉ? -volvimos a gritar Cole y yo.
-Lo siento -se disculpó Ben. Parecía triste.
-Ahora vamos a intercambiarnos los regalos -intercedió Will-. Venga.
Fue raro, algo único. Acertamos en cada uno de los regalos. Cada cual tuvo tres, justo algo que queríamos. Ninguno falló en su elección y a todos nos encantaron. Fue como si nos conociéramos de toda la vida, perfectamente. Como si supiéramos qué buscaba cada uno de los otros tres. Yo había empezado a tener tratos con los dos chicos hacía seis días, y con Will hacía tres. Aunque ella ya era algo cercano a mi mejor amiga.
Después de curiosear los regalos ajenos y comentar los planes de Nochebuena, cada uno marchó a su casa. Aun así, a Cole y a mí no se nos olvidaron las trufas.

Will me llamó por teléfono el miércoles de aquella misma semana. Yo me había pasado aquellos tres días pensando en el inminente e inevitable viaje de Ben. Esperaba que la llamada de Will tuviese algo que ver con ello. Incluso me había planteado declararme antes de que se marchase, aun sabiendo que no serviría para que se quedase, pero la distancia que habría de por medio, fuera cual fuese el resultado, me sería útil de alguna manera.
-Hola, Rox.
-Hola, Will -me tiré de espaldas en la cama.
-Oye... -breve vacilación de su parte-. Me andaré sin rodeos: Ben se va enseguida de viaje.
Me incorporé en la cama como si tuviera un resorte hasta quedar sentada.
-No quería que os lo dijese, el muy idiota, porque no le gustan las despedidas ni esas cosas sentimentaloides, pero a ti te tiene mucho aprecio.
-¿Dónde...? -balbuceé. Will no me dejó terminar.
-Se van en coche, ¡por la calle de la tienda de videojuegos**!
Me levanté de un salto y me puse las deportivas, mientras me despedía de Will.
-Gracias, Will.
-Lo hago por fastidiarlo.
Reí. Sabía que esa no era la única razón.
-Más te vale correr -me aconsejó-. ¡Seguro que se está dando prisa!
-Te tomo la palabra. ¡Adiós! -colgué sin darle tiempo a responderme.
Cogí el abrigo al vuelo, y me lo puse mientras corría hacia la puerta. Salí de un portazo. Enfilé las escaleras, fijándome en que nadie estaba usando el ascensor. Maldije para mis adentros. Salté el último tramo de escalones y casi me llevé la puerta por delante al intentar abrirla. Atravesé corriendo la plaza hacia la puerta de la calle de la tienda de videojuegos, como me había dicho Will. Vi a Ben, estaba a punto de soltar la puerta. Me faltaba el aire para llamarlo.
-¡Ben! -pero conseguí gritar.
Se giró hacia mí con la boca abierta.
-¿Rox?
-¿Qué ocurre, Benjamin? -interrumpió su madre.
-Es una amiga, mamá -informó él-. Dame un momento.
-Date prisa -le instó su padre.
Cerró la puerta tras él.
-¿Qué haces aquí, Rox? -me preguntó, más enfadado que sorprendido-. ¿Ha sido Willow, verdad?
-Sí -le respondí después de tomar aire.
-Será bocazas.
-¿Por qué no querías despedirte de nosotros? -le eché en cara.
-Yo... -dudó-. Es que, después de lo que dijiste, sabía que me iba a doler más si os decía adiós y todas esas cosas.
-Eres idiota -le insulté, sonriendo.
Para mi sorpresa, me abrazó. Estuve a punto de darle una bofetada, sin saber bien por qué, pero al final le correspondí.
-Volveré a verte -afirmé, disfrutando de él y de su abrazo.
-¡Por supuesto! -exclamó, separándose de mí-. ¿A qué viene eso?
-Nada. Es solo que me falta valor, y digo tonterías.
-Valor... ¿Para qué?
-Idioteces mías -negué con la cabeza-. Ahora date prisa. Tienes un viaje que hacer.
Ben suspiró, algo abatido.
-Te voy a echar de menos -confesó.
-Y yo a ti.
-Eso ya lo sabía -volvió a poner su gesto típico-. Despídete de Cole por mí, ¿vale? -me pidió-. Y dile que se declare de una vez.
-Prometido.
Me puso su bufanda alrededor del cuello de nuevo y me devolvió el beso en la mejilla (N/A: el del capítulo 3).
-Nos vemos en enero -se despidió, volviendo a la puerta.
-¿Para mi cumpleaños?
-¡Mucho antes! -me respondió. Y debía ser así. Tenía que volver al instituto.
Me miró por última vez y soltó la puerta, que se cerró sola. Suspiré.
-¿Tu novia, Ben? -oí a su padre.
-¡Papá! -dijo él, indignado.
Oí el maletero, y después las puertas del coche cerrarse. Me di la vuelta y avancé hacia el portal. Escuché el ruido del motor, y como se alejaba el coche.
Había perdido la oportunidad.

*por lo que tengo entendido, en América es costumbre intercambiarse regalos, incluso entre amigos.
**el emplazamiento está inspirado en el lugar donde vivo. Hay una plaza, en que están los cuatro bloques de viviendas, y puertas a derecha e izquierda: una da una calle peatonal y otra a un videoclub, para que os situéis.

Y en el último capítulo: 7.- And finally... (Cuidao', que de esta frase se puede deducir algo que no es, en realidad está pensada para ser una trolleada grande.)

Eso de la bofetada queda muy mío, ¿no? ¿O solo me lo parece a mí? xD

Comentarios

  1. Me encantaaaaaaaaaaaaaaa ^^ ¿Nos quieres trollear en el siguiente cap? MU' MAL (?)

    Sí, eso quedó muy tuyo xD

    ResponderEliminar
  2. Oh dios que tensión había. Yo estaba en plan: "Pero díselo tonta, que lo pierdes!" Mmm... me da la sensación de que por lo que has dicho en el siguiente va a pasar algo gordo y de pareja Rox y Ben nada de nada ¬.¬

    ResponderEliminar
  3. Oooommmgg, mola, mola. Yo ahí al final estaba en plan ''¿Pero alguno de los dos va a decir algo o no?" xD Está guay. Y miedo me da el último capítulo. AY, AMOR-ODIO APARTE, ME DA MUCHA PENA QUE SE ACABE DD:

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El último side-story AshTysh.

Side-stories: especial Ash/Tysh a petición de Ali.

No es una historia... pero vale la pena (?)