Winter: capítulo 5.

Este lo escribí siguiendo una idea muy random. Sin duda, es el peor, y la trama es floja y horrible (de hecho hasta me da vergüenza, pero no cambiaría absolutamente nada en esta historia), aunque en el siguiente, mejora.

5.- "I was so close..." ("Estuve tan cerca...").
Quedamos los cuatro la tarde del día siguiente, domingo, bajo una de las nevadas más copiosas que yo había visto. Los pies se nos hundían a cada paso unos diez centímetros. Cole, Will y yo estábamos esperando en la puerta de la librería a que viniese Ben, pues no debía quedarle mucho.
-Seguro que se ha retrasado porque está con su novia -comentó Cole de pasada.
-¿Ben tiene novia? -preguntó Will-. Venga ya, ¿ese idiota?
Miré a Cole sorprendida.
-Sí. Tiene novia. De verdad. Eres su prima, deberías saberlo.
Will giró la cabeza hacia mí como cualquier animal vigilando al oír un ruido, justo en el momento en que el alma se me hacía pedazos del dolor. Por suerte, estornudé. Me tapé la cara con una mano.
-Voy dentro a coger pañuelos -les dije.
Will me miraba preocupada, sin saber qué decir. Claramente intuía algo. Entré en la tienda y busqué un pañuelo debajo del mostrador mientras me mordía la lengua de frustración.
¡Tenía novia! ¡Ben tenía novia! Por supuesto. Imbécil de mí, creyendo que tendría alguna posibilidad. Qué ilusa. Aún me quedaba mucho por madurar. Estuve tan cerca... tan cerca de decirle lo que sentía por él... Suerte que no lo hice, me habría dolido mucho más que me rechazara, y no habría podido soportar la vergüenza.
Me sequé una lágrima indiscreta y me soné la nariz. Sin ganas, me dirigí hacia la puerta, dispuesta a salir, pero me detuve. A Will le resultaba evidente que me pasaba algo... ¿Y si me preguntaba y yo no podía reprimir mi lengua? No quería liarla otra vez. No estaba dispuesta a ello. Me palmeé las mejillas, respiré hondo para calmarme y salí de nuevo al frío. Ben había llegado ya. Estaba cabizbajo y triste. Levantó la cabeza y me miró a los ojos. En ese momento lo supe, no me hicieron falta palabras para entenderlo.
Ben acababa de cortar con su novia.
Lo que estaba pasando... debía ser una broma cruel del Hades, pues el destino no hace esas cosas. No podía creerlo. Sí, debía ser una maldita broma. Como pájaro de mal agüero, Cole nos lo había contado justo cuando se terminaba.
-Ben... -hablé yo, sin saber muy bien qué hacer.
Él dio media vuelta.
-Lo siento, ya no tengo ganas de salir -nos dijo.
Will lo retuvo por la muñeca antes de que echara a correr.
-¿Qué ha pasado? -preguntó.
-Nada -sonrió con tristeza-. No quiero aburriros con mis problemas.
Yo me tragué mis propios sentimientos y problemas. Me acerqué a Ben y le cogí con mis dos manos la que él tenía libre.
-Estamos aquí para ti, Ben -afirmé, seria, mirándole a los ojos.
Miró al suelo.
-Somos amigos -interrumpió Cole-, tus problemas son nuestros problemas.
Ben asintió. Andamos hasta el centro comercial más cercano, siguiendo nuestro plan inicial, y pedimos unos cafés calentitos en una cafetería. Mientras esperábamos, Ben nos lo contó.
-He... he roto con mi novia -nos dijo, con cierto apuro.
-¿Te ha dejado? -se apresuró en preguntar Cole. Will y yo lo miramos como si lo fuésemos a matar.
-No -respondió-. En realidad, he sido yo. Pero me siento un poco triste. Al fin y al cabo, una relación es algo especial.
Los otros tres nos sorprendimos.
-¿Por qué lo has hecho? -preguntó Will-. No me digas: era demasiado pesada.
-Qué va -nos miró a los tres y dudó antes de decir-: Es que me gusta otra chica -desvió la mirada y se puso ligeramente rojo-. Bueno, más que gustarme...
-Estás enamorado -aseguró Will, muy convencida.
Ben abrió la boca para replicar, pero al final no lo negó. Todo lo contrario.
-Sí -reconoció finalmente.
Cole y yo estábamos francamente pasmados. Ambos lo mirábamos sorprendidos.
-¿Qué? -exclamó Ben al ver nuestras caras.
Nos trajeron por fin los cafés y Cole y yo nos apresuramos en cogerlos.
-¿Y quién es? -inquirió Will, por fastidiar.
Ben se atragantó y Cole se rió por lo bajini. Yo ya no sabía qué pensar. El idiota de Ben, enamorado. Supuse que alguna probabilidad había de que fuera yo, pero nunca me caía esa breva. Preferí no hacerme ilusiones, aunque no pude evitarlo... Y por ello empecé a pensar que iba a sufrir de nuevo.
-¡No te lo voy a decir! -rebatió Ben-. No precisamente a ti.
-Yo también te quiero, primo.
-Cuéntamelo a mí, entonces -pidió Cole.
-Luego -atajó Ben-. No quiero que se entere mi prima... -la miró de reojo.
-¿Quieres pelea, Benjamin? -saltó Will.
-Oh sí, sí que quiero -respondió él, raudo.
-Callaos y sentaos -ordené, sin mirarlos siquiera. Me obedecieron como unos hijos a su madre.
Cole no pudo menos que reírse. Me pegó su risa, y yo se la pegué a los primos.
-Sois... -dijo Ben entre risas-, únicos.
-¿Ya te encuentras mejor? -preguntó Cole.
-Sí... -asintió, convencido-. Sí, gracias a todos -nos miró con una sonrisa.
Will, Cole y yo intercambiamos una mirada.
Cuando nos terminamos las bebidas y cogimos nuestros caminos de vuelta a casa, Will hizo que ella y yo nos quedáramos un poco por detrás de los chicos.
-Roxanne, ¿te encuentras bien? -me soltó sin preámbulos.
La miré, pensándome bien la respuesta.
-No. No del todo.
-¿Sabes? Antes... cuando Cole nos contó que Ben tenía novia... Me pareció oír cómo se te partía el corazón.
-Prefiero decir "el alma" -miré a Will con una sonrisa triste-. Mi teoría es que el corazón es un simple órgano: el alma es eso donde guardamos nuestros sentimientos y sueños.
-Me gusta cómo suena eso -miró al cielo-. Si quieres hablar con alguien, o simplemente un hombro sobre el que llorar... aquí me tienes.
Y entonces supe que había encontrado una amiga valiosísima, que no quería perder. La abracé, más animada y contenta. Se me escaparon las lágrimas, aunque no tuve muy claro de qué eran. Supuse que de todo a la vez: la tristeza, la alegría, la incertidumbre, el dolor... Will me devolvió el abrazo y segundos después noté que nos estrujaban. Los chicos también nos estaban abrazando. Más bien ahogando. Volvimos a reír. Para entonces, yo ya había desistido en encontrar una palabra que definiese lo que sentía en aquellos momentos.
Y en el penúltimo: 6.- I will meet you once again.

Vaya con el título del sexto... ¿Qué pasa? ¿Se muere alguien? Siendo como soy yo, probabilidades hay. Cada vez que leo "los primos" me acuerdo de los OC's de Nunii y TeSii, a las que llamaba "las primas". xD Qué recuerdos...

Comentarios

  1. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaa ^^ Y eso demuestra que contar las cosas hace que todo se termine antes (?)

    ResponderEliminar
  2. Ha sido triste... La verdad es que no siento que se salga de la trama, todo pasa por algo no? Y espero que esos dos acaben juntos porque quedan muy bien :3 Aunque Ben ya ha confesado algo... solo falta que lo diga claro de una vez! xD

    ResponderEliminar
  3. Moooooooooooooooooooooh *-----------* Te acuerdas de nosotras :3 Mi guta este... ¿Seven-shot? ¿es un seven-shot?
    [Estoy trabajando en algo nuevo, tipo realista. Lo sacaré por PPL {http://www.papelerdepensamientoslokos.blogspot.com.es/}. Este va sin personajes basados, sin magia y sin mutantes. Crímenes adolescentes donde los haya ;)]

    ResponderEliminar
  4. Aaay, sigo sin saber decir lo que siento en claro con esta historia (Me pasa como a Rox (????) Okno). Me gusta bastante, eso es verdad. Jo, no me acordaba que era sólo 7 capítulos. Ahora me va a dar pena que se acabe T.T

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El último side-story AshTysh.