Side-story: más AshTysh

Este es probablemente el último AshTysh que escriba. Me gustaría encontrar la inspiración de una buena vez para Autumn después de esto, así que no sé si escribiré más side-stories. En fin, disfrutad de la resolución de esta pareja, que ya necesitaba aclarar las cosas.

Side-story 7: Maybe someday...
Después de que Iris intentara matar a Astrael, y a pesar de la intervención de Daniel, Ash había acabado durmiendo en el sofá. Y allí estaba, intentando encontrar una postura en la que dormir. Oyó movimiento en el pasillo y se incorporó.
-¿Tysh? -susurró al verla en la puerta, mirándolo a él. Estaba adorable con el pelo medio revuelto, abrazada a una almohada, y con su pijama, y Ash se sonrojó. -¿Qué haces aquí? ¿Quieres que tu hermana me mate de verdad?
-¿Puedo pasar? -preguntó Tysh a su vez, algo molesta.
-Eres tú la que vive aquí -Astrael se encogió de hombros.
Tysha puso los ojos en blanco y se sentó en el borde del sofá.
-Me sentía mal por haber provocado que acabes durmiendo en el sofá. -hizo una pausa- Aunque, por otra parte, es culpa tuya.
-¿Vienes a compadecerte de mí o a echarme la bronca?
-Sí, esto... ¿Quieres una almohada? -le ofreció la que llevaba en la mano.
-Teniéndote a ti... -Ash esbozó una sonrisa pícara.
Tysh se enfadó, aunque no pudo menos que sonrojarse también. Negó con la cabeza mientras Ash se reía.
-En serio, quédate conmigo un rato, es imposible dormir en este... mueble-pastelito pijo y moderno -efectivamente el sofá era de colores pastel. Le tocó a Tysh reírse.
-Vale, pero solo un rato -aceptó.
Empezaron hablando de la película de la tarde, pero de alguna acabaron contándose sus vidas. Tysh aprendió que cuando a Ash le gustaba una chica, le gustaba de verdad, y Ash que Tysh no tenía ni idea del amor.
Se hizo el silencio.
-Esto... no va a ninguna parte, ¿verdad? -habló Tysh.
-Me temo que no -Ash negó con la cabeza.
Ambos evitaban mirarse el uno al otro mientras reflexionaban sobre lo que eso significaba.
-De todas formas, quiero que sepas que me gustas -dijo Ash sonrojándose, pero sin atreverse a mirarla.
-Y tú a mí, idiota -respondió Tysh, que encontró el valor para darle un golpe en el hombro.
Ambos se miraron con una sonrisa triste.
-¿Quieres quedarte conmigo un rato más? -ofreció Ash. Tysh aceptó.
Al cabo de un rato, y sin darse cuenta, Tysh se había quedado dormida. Ambos habían acabado de espaldas al otro, dolidos e incapaces de reprimir sus sentimientos: ninguno quería acabar besando al otro una última vez. Ya que a Ash también se le estaban cerrando los ojos, se giró para despertar a Tysh, pero al hacerlo sin querer la empujó fuera del sofá, y ella cayó de cara al suelo.
-¡Ostras! Tysh, ¿estás bien?
Tysha, que se acababa de despertar del golpe pero aún estaba medio dormida y con la cara pegada al suelo, solo respondió:
-Ay.
-Lo siento... -se disculpó Ash, reprimiendo una risa.
Bajó del sofá y se arrodilló junto a Tysha, que se estaba frotando la nariz.
-Idiota -lo insultó Tysh.
-Lo sé -respondió él, sonriendo.
La cogió suavemente de un lado de la cara para mirarle la nariz, lo que hizo que Tysh se sonrojara. Ella apartó la mirada rápidamente, temiendo lo que viniera a continuación.
-Eh, vamos -empezó Ash-, un último beso.
Tysh lo miró, indecisa, pero se decidió al ver la sonrisa triste de Ash. A ambos les dolía, pero sabían que no era el momento. Tal vez, en unos años, cuando Tysh fuera mayor de edad, si ambos seguían sintiendo lo mismo, tendrían la oportunidad de quererse como no podían en aquel momento.
Y se unieron en un beso apasionado. Un beso sincero que dejó a Tysh sin aliento y al que Ash se entregó como si no hubiera un mañana.
Fue un beso que pareció durar una eternidad, pues ninguno quería terminarlo. Sabían que todo habría acabado (los besos, el flirteo, las risas, la emoción) en cuanto se separaran. Pero tuvieron que hacerlo.
Estaban sin aliento, y se miraban con una sonrisa de felicidad. Ambos satisfechos, una última muestra de afecto era lo que necesitaban para pasar página... temporalmente, tal vez. Sonriendo como idiotas, ambos se levantaron y se dieron las buenas noches. Sin otra palabra, Tysh salió del salón, alegre y triste a la vez. Tanto como Ash.
Así debía de ser, y ambos lo sabían.


Tendréis que perdonarme, ya sabéis que me gusta hacer sufrir a mis personajes.
Vale, estoy harta, este blog hace lo que quiere con las opciones de publicación. Creo que me voy a pasar a Wattpad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El último side-story AshTysh.